Preguntas frecuentes sobre la cámara hiperbárica

Estos son algunos de los efectos beneficiosos que tiene en nuestro organismo la OHB (Oxigenoterapia Hiperbárica)

  • Mejora la hipoxia tisular.
  • Aumenta la producción de colágeno (fundamental para la regeneración de la piel) acelerando proceso de cicatrización.
  • Disminuye inflamaciones y edemas (acumulación de liquido en un órgano o tejido).
  • Elimina la acción de las bacterias anaerobias en infecciones.
  • Acelera y aumenta la acción de ciertos antibióticos.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Favorece la formación de nuevos capilares sanguíneos ( angiogénesis).
  • Estimula el tejido óseo en la reparación de fracturas (osteogénesis).
  • Favorece la formación de nuevos capilares sanguíneos (angiogénesis).
  • Prepara y recupera el tejido en cirugías. Ayuda a delimitar los tejidos recuperables de los no viables.
  • Aumenta el flujo de las células madre.
  • Combate los radicales libres y aumenta la función antioxidante del organismo.
  • En células cancerígenas aumenta su sensibilidad a la quimio y radioterapia.
  • Aumenta la diuresis.
  • Mejora algunas enfermedades microbianas al eliminar la producción de toxinas por los gérmenes.

La oxigenación hiperbárica es un tratamiento médico aprobado y aceptado para muchas enfermedades. En la actualidad, la Undersea and Hyperbaric Medical Society (UHMS) establece las siguientes indicaciones:

  • Embolismo gaseoso.
  • Intoxicación por monóxido de carbono.
  • Gangrena gaseosa.
  • Fracturas abiertas con daños por aplastamiento.
  • Enfermedad descompresiva.
  • Insuficiencia arterial.
  • Anemia severa.
  • Absceso intracraneal.
  • Infecciones necrotizantes de tejidos blandos.
  • Osteomielitis refractaria.
  • Radionecrosis de tejidos blandos (cistitis, proctitis).
  • Colgajos e infertos comprometidos.
  • Quemaduras térmicas.
  • Sordera súbita.

La Oxigenoterapia Hiperbárica es muy recomendable, de importancia crítica para los siguientes casos:

  • Intoxicación por CO.
  • Fracturas abiertas con daños por aplastamiento.
  • Prevención de la osteorradionecrosis tras extracción dental.
  • Osteorradionecrosis mandibular.
  • Radionecrosis de tejidos blandos (cistitis, proctitis).
  • Enfermedad descompresiva.
  • Embolismo gaseoso.
  • Infecciones bacterianas anaeróbicas o mixtas.
  • Sordera súbita.

La Oxigenoterapia Hiperbárica es recomendable e influye positivamente en los siguientes casos:

  • Lesiones de pie diabético.
  • Necrosis de la cabeza femoral.
  • Injertos cutáneos comprometidos y colgajos musculocutáneos.
  • Oclusión de la arteria central de la retina.
  • Aplastamiento sin fractura.
  • Osteorradionecrosis (huesos distintos a la mandíbula).
  • Lesioines radioi-inducidas de tejidos blandos (distintos a cistitis y proctitis).
  • Cirugía e implante en tejido irradiado (tratamiento preventivo).
  • Úlcera isquémica
  • Osteomielitis crónica refractaria.
  • Quemaduras de 2º grado y más del 20% del cuerpo.
  • Neumatosis quística intestinal.
  • Neuroblastoma en fase IV.

La Oxigenoterapia Hiperbárica es de uso opcional a criterio del facultativo en estos casos:

  • Daño cerebral (lesión cerebral aguda y crónica, ACVA crónico, encefalopatía post-anorexica).
  • Lesiones radioinducidas de laringe.
  • Lesiones radioinducidas del SNC.
  • Síndrome de reperfusión tras procedimiento vascular.
  • Reimplantación de miembros.
  • Vasculitis y heridas difíciles en enfermedades sistémicas.
  • Enfermedad de células falciformes.
  • Cistitis intersticial.

Otras aplicaciones de la OHB que actualmente se encuentran en proceso de estudio:

  • Migrañas.
  • Dolor osteomuscular.
  • Fibromialgia.
  • Mejora estado general, mayor vitalidad.
  • Recuperación sobreentrenamiento.
  • Modulación de la inmunidad.
  • Enfermedades ulcerativas intestinales.

A pesar de los beneficios para la salud que puede ofrecer la OHB, esta también cuenta con algunos efectos indeseables como:

  • Ostitis, sinusitis.
  • Sensación de claustrofobia.
  • Miopía transitoria.
  • Maduración de catarata.

Los más graves pero menos frecuentes:

  • Convulsiones (efecto Paul-Bert).
  • Toxicidad pulmonar (efecto Lorraine-Smith).

Para evitar los posibles efectos adversos de la Oxigenoterapia Hiperbárica, es recomendable tener en cuenta:

  • Correcta valoración del paciente.
  • Presurización lenta.
  • Despresurización muy lenta.
  • Cuidado si aparecen convulsiones.
  

Llámenme


Déjenos su teléfono y le llamamos
Llámenme*

*MedCare se pondrá en contacto con usted antes de las próximas 24 horas